Pueden los mares ser salvados gracias a la tecnología

En la actualidad no nos encontramos exentos de que la información y la tecnología se ocupen de moldear nuestras rutinas en distintos ámbitos, incluso en la salud, asegura Pedro Luis Cobiella, director del grupo Hospiten. Tan solo basta con imaginar cómo sería nuestras vidas sin nuestro preciado celular, o quizás sin tener acceso a internet; pero además sin vacunas, ni medicamentos; automóviles o luz.

Incluso basta con recordar en el tiempo, tan solo hace un par de décadas al acudir a las bibliotecas a fin de buscar libros y con ello cumplir con las asignaciones y reportes, un estudiante debía ir de facultad en facultad para poder tener acceso a algunos artículos de orden académico, situación que podía implicar días. En nuestros días, tan solo tenemos que prender la computadora con acceso a internet, para navegar en diversas bases de datos y a través de un click llegar a la información que se necesita.

En tal sentido, es sencillo darse cuenta de que los avances tecnológicos han dado paso a nuevas posibilidades para compartir todo tipo de conocimiento, investigar, elaborar y utilizar esa gama de nuevas aplicaciones y políticas públicas que están basadas en datos. Un ejemplo de ello, es que ya se pueden detectar organismos (micro y macroscópicos) sin que sean observados directamente y sin que se tenga que pasar horas sumergidos en medio de la técnica ADN ambiental.

Si se trata de las pesquerías, es decir, esa actividad económica de la que dependen alrededor de 60 millones de personas a nivel mundial, se ha diseñado un novedoso sistema de monitoreo electrónico con el que se ha mejorado su sostenibilidad y eficiencia. Smart Boat Initiative emplea sensores, inteligencia artificial, comunicación de banda ancha y análisis de datos dentro de los botes pesqueros con el objetivo de poder determinar el número de peces, especies, tallas y fauna de acompañamiento.

Con la idea de manejar gran transparencia en pesquerías, el empleo de tecnologías e información abierta ha sido explorado por la iniciativa Global Fishing Watch; utilizando tecnología de vanguardia con la que se visualiza, rastrea y comparten datos referidos a la actividad pesquera global en tiempo casi real y de manera gratuita. En esta plataforma casi cualquier persona tiene la posibilidad de rastrear barcos de pesca y descargar datos sobre sus actividades pasadas y presentes, tal destreza permite a los científicos, sociedad civil e incluso pescadores exigir mejores políticas con el objetivo de apoyar la protección marina.

De acuerdo a ciertos estudios, se muestra que el 24 % del espacio físico que es utilizado por los tiburones, guarda coincidencia con el área en donde es practicada una de las pesquerías más importantes en el mundo. En otras palabras, los tiburones viven en consecuencia, estos viven en constante riesgo de ser pescados incidentalmente.

De esta manera, los investigadores se han dedicado a hacer un llamado urgente con el fin de que se apliquen medidas de conservación y gestión con respecto al uso del espacio de tiburones, pero además resaltan el potencial con el que cuenta la vigilancia satelital hecha casi en tiempo real, como el Global Fishing Watch, y del que diversos países pueden formar parte.