La ciencia asegura que cuando vivimos próximos al mar beneficia nuestra salud

Gran variedad de estudios han demostrado que llevar una vida cercana a la playa nos permite una vida bastante saludable. Tales investigaciones demuestran que cuando pasamos mucho tiempo junto al mar, ello conlleva gran cantidad de efectos que son positivos para la salud y el bienestar, de esta manera lo señala Luis Pedro Cobiella Hospiten.

Cuando mantenemos una sensación de estar cerca de la playa ya nos sentimos saludables, y ello no es algo nuevo. Ante tal afirmación, los médicos suelen recomendar que se realicen viajes a la costa o que se visiten clínicas que sean especializadas en ofrecer tratamientos de baño de agua de mar, y son conocidas desde principios del siglo XVIII. Aunque recientemente, los científicos comenzaron a estudiar los beneficios que conllevan la cercanía de los océanos a la salud.

Mathew White, un psicólogo ambiental en Exeter, se dedicó a realizar un estudio en Inglaterra con la finalidad de analizar en qué cantidad vivir cerca de la costa llegaba a afectar la salud de las personas, dicho estudio dio como resultado que quienes se mantenían en contacto con el mar llegan a mostrar mejores índices de salud tanto física, como mental.

Es posible que se piense que las personas que habitan próximos a la costa son más pudientes económicamente y por ello tienen un mejor acceso a lo que es la atención médica. No obstante, en dicho estudio pudo encontrarse que los beneficios fueron mayores en aquellas comunidades que son socio-económicamente menos favorecidas.

White agrega que, el ambiente de la playa tiene la capacidad de reducir el estrés y también de promover la actividad física. Cuando se vacaciona junto al mar o se vive junto a él, sin que llegue a importar si se trata de un lugar lujoso o con menores recursos, tan solo demuestra que nos ayuda a vivir más felices y tranquilos.

Y es que el aire que se mantiene en constante circulación, entre otros aspectos, han de influir en una mejor salud para quienes están cerca de la costa. Así mismo, cuando sabemos que el mar se encuentra a pasos de nosotros, funciona como una terapia tanto física y psicológica, es por ello que muchos centros de tratamiento bien sea para enfermedades, como para la relajación, buscan las playas para ubicarse.

Incluso, ha sido probada que la mezcla del aire marino, con el sonido de las olas brindan una relajación inigualable para quienes puede disfrutar continuamente de ese beneficio, lo que también ayuda a dormir mejor y a incrementar la creatividad

Otro de los aspectos que tiene gran influencia es el color, pues el paisaje se ve impregnado de azul, lo que generalmente se trata del color favorito que es más repetido y a gran escala entre las poblaciones, y es que las personas tienden a relacionarlo con un sentimiento de calma y serenidad, lo que colabora con la relajación.

Sin duda alguna, la mejor terapia o momento de relajación que se puede tener es cuando se camina por la playa. Además de que estamos rodeados de ese tranquilizante color, la sensación suele ser única con la arena en nuestros pies, similar a como sucede cuando caminamos descalzos por el pasto, conectándonos con la Tierra, y haciéndonos sentir mejor y más humanos.