Excelentes ideas para conservar las aguas marinas

8 millones de toneladas cada año, son vertidos en las aguas marinas de residuos, tanto de petróleo, como de otros elementos que son altamente contaminantes ponen en riesgo su conservación Los factores que influyen en el deterioro de tales extensiones de agua y de su biodiversidad, siendo la actividad humana uno de los principales. 

¿Qué podemos hacer? 

Hacer uso de menos productos que sean plásticos: este elemento es una de las principales amenazas para el océano. Si lo que buscamos es no contaminar el mar, podemos dejar de utilizar botellas de pet, para sustituirlas por termos, y además usar bolsas de tela para transportar nuestras compras.

Realizar compras sostenibles de los productos del mar: no es un secreto que gran variedad de especies se están extinguiendo debido a la demanda y las malas prácticas pesqueras. De modo que resulta importante ir por las marcas o comercios que expendan productos marinos que estén certificados con prácticas sostenibles.

En las playas usar productos biodegradables: en el mercado podemos encontrar productos que son biodegradables como bloqueadores y bronceadores solares, estos no llegan a ocasionar daño a las especies marinas. La recomendación es comprar este tipo de productos, que en su etiqueta indiquen que son amigables con el medio ambiente.  

No tirar basura en las playas: en cada oportunidad que se tengan vacaciones resulta importante mantener a raya los desechos que son generados sin esperar que otros se hagan cargo. Siempre debemos mostrar respeto ambiental y, si encontramos en el camino alguna basura, podemos contribuir recogiendola. Con esta sencilla acción estaremos contribuyendo a minimizar la presencia de residuos en el agua, pero además evitando las  consecuencias de la contaminación.

Viajar de manera responsable por el mar: si practicamos deportes como el kayak o quizás otras actividades que se realizan en el agua, debemos evitar tirar cosas por la borda y estar más conscientes de la vida marina. Si estamos planeando ir de crucero, es importante decantarse por una opción que sea respetuosa con el medio ambiente.

No adquirir productos que puedan afectar la vida marina: en el mercado podemos encontrar infinidad de productos que dañan el ecosistema marino, entre ellos la joyería de coral o de conchas, accesorios hechos a partir de partes de animales como las tortugas de carey o de tiburón. 

Minimizar en gran medida las emisiones de CO2 y el consumo de energía: debemos saber que los efectos del cambio climático en los océanos puede ser reducido, si se llegan a disminuir las emisiones de CO2 con pequeñas acciones como por ejemplo: no utilizar el automóvil o reducir su uso, cambiar a bombillas compactas de luz fluorescente, apagar la luz, entre muchos más.

Brindar apoyo a las organizaciones que trabajan en favor de la conservación de los océanos: existen muchas organizaciones que se ocupan de trabajar a fin de proteger los hábitats marinos; podemos apoyarlas  con voluntariado, apoyo económico o promoción.

Reducir y reciclar: si ya has llevado al máximo la reducción en el consumo de plástico, entonces reutiliza los productos cada vez que sea posible, pero además recicla en los contenedores correspondientes.