¿Es importante ser Biólogo Marino?

Desde hace unas décadas, la preocupación del hombre por la conservación del ambiente se ha hecho más notable en todos los ámbitos de su cotidianidad, y ello se refleja en los distintos lugares en donde ha decidido emplear y confiar en las energías renovables para con el fin de abastecerse de los servicios que indudablemente se han convertido en primera necesidad en la actualidad, pues se usa para realizar todas las actividades día a día, es decir, el suministro de luz. 

Contratar servicio de luz sumado a la emergencia que ha surgido y que conlleva al cuidado del medioambiente es para todos un hecho bastante notorio y que debe convertirse en una gran preocupación para quienes habitamos el planeta Tierra, y es que si no se toman medidas extremas cuanto antes, el daño en el clima y a la naturaleza en su totalidad puede ser irreversible. Para ello, se estima que todas las personas deben hacerse responsables en el cuidado de la naturaleza en general, para algunos puede ser reciclando la basura que se genera en la casa, contratar electricidad proveniente de energía 100% renovable, o quizás siendo biólogo marino, de cualquier manera lo importante será, la responsabilidad que se tenga ante el cuidado y conservación del planeta. 

En esta última opción, los biólogos marinos se han convertido en los últimos tiempos en una tendencia a la que se han ido sumando más investigadores debido a la preocupación que se ha despertado por la emergencia climática. Cuando se ejerce esta carrera se esta en la capacidad de estudiar las plantas, animales y microorganismos que habitan en el mar. Pero además se encargan de tomar y analizar gran cantidad de muestras que puedan dar una idea de la vida marina con el fin de investigar las distintas especies y con ello poder evaluar la manera en la que están siendo afectadas por la actividad humana. 

Las investigaciones llevadas a cabo por los biólogos marinos son de gran ayuda para la gestión y protección de la vida marina, pero también es un gran aporte para el control del daño ocasionado en el ambiente y ayuda a explorar las variadas formas de hacer un uso seguro de los recursos del mar.

Aun cuando la actividad del biólogo marino es extensiva al mar en su totalidad, en líneas generales suelen trabajar con organismos pequeños y microorganismos, como pueden ser peces, bacterias, plancton, algas y larvas de peces, y ello es debido a que el trabajo con las grandes especies marinas les corresponde a los zoólogos, entre ellos los grandes mamíferos marinos como los delfines y las ballenas.

Gracias a los grandes avances tecnológicos, los biólogos marinos pueden aplicar las tecnologías más sofisticadas, como por ejemplo los microscopios electrónicos con la finalidad de poder estudiar las muestras, pero además pueden emplear ordenadores para modelar los ecosistemas marinos. En base a sus datos e investigaciones analizan los resultados de manera estadística e incluso llegan a involucrarse en la investigación, es decir, en el estudio y la cartografía de las poblaciones marinas, por ejemplo. De acuerdo al los resultados que arroja su trabajo, es posible contar con una verdadera idea de la vida marina, y con ello de entender la forma en la que cambia y se ve afectada por factores ambientales.